Despierta

Lo que ahora tienes delante de tus ojos no es una mini-clase teórica de psicología ni tampoco un aburrido texto repleto de términos propios de ella. Tampoco es una clase de sexología, ni de descripciones o explicaciones sobre parafilias, aún menos, aunque estamos donde estamos, un escrito BDSM. Lo que tienes delante de ti son palabras colocadas de forma más o menos correctas que te van a sorprender por lo que esconden, por lo que van a hacer contigo. Palabras que van a hacerte reflexionar sobre tu sexualidad, sobre tus deseos y carencias y sobre la capacidad que tiene tu mente de hacerte vivir el fracaso y el aburrimiento en el terreno sexual y por ende personal. A medida que vayas avanzando en esta breve lectura empezarás a comprender que no eres totalmente libre, aunque lo creas, y que siempre existen miedos y temores ocultos. Los miedos y temores hacia un cambio nos hacen incapaces de reflexionar y luchar contra ellos, es un bucle. Pensamos que es mejor no tocar nada, no sea que algo se mueva y empeore, nos hacemos seguidores incondicionales de ese dicho “más vale lo malo conocido…” por miedo, no por incapacidad.

La mente es poderosa, y como todo lo que tiene poder, puede liberar o destruir.

Cada una de las palabras que he escogido para escribirte puede ser admitida o rechazada pero no obviada. Pensar, exponer, observar, estudiar y modificar pensamientos de uno mismo y conductas que son la respuesta automática de esos pensamientos es la finalidad que ando buscando. No te voy a dar soluciones sino que vas a tener la capacidad de encontrarlas por ti mismo. No voy a decirte lo que está bien o está mal, lo que debes o no hacer, sino que tú mismo vas a ser capaz de hacerlo pero sin enjuiciarte ni prejuzgarte.

Poco a poco irás encontrando la forma de luchar contra absurdos temores y miedos que te impiden ser totalmente feliz, que te impiden ir en busca del éxtasis, que no es ni nada más ni nada menos que el placer del cuerpo y de la mente en conjunción.  Conocerás, durante tu camino, los pros y contras que conllevan un cambio, lo que puedes encontrar en ese cambio, que puede ser bueno o malo, sinceramente no lo sé, dependerá de los pasos que des y de cómo los des. No voy a pintarte la vida del color que te gusta, no tengo esa capacidad, ¡ojalá! Pero sí te aseguro que después de hoy algo va a cambiar en ti, y reconocer que eso ha ocurrido es la llave que abrirá la puerta y te mostrará que existe otro mundo que puede llevarte hacia tu liberación. Igual ahora sientes que quieres pertenecerme y que yo soy quien puede hacerte vivir. Pero no corras, si vienes a mí debe ser por pleno convencimiento y sincero deseo de sentir tu sumisión de forma que tu cuerpo y tu mente me pertenezcan. Nunca hagas nada con prisas, piensa, medita y luego decide. No es aconsejable ofrecerse a una desconocida sin antes estar seguro de que es a ella a quien debes entregarte.

De momento quiero ser una herramienta que te apoya y acompaña, que te da golpecitos en la cabeza y en el corazón, que te habla de lo que no quieres oír, soy tu escudo y tu espada, de ti dependerá defenderte o atacar para descubrirte.

Como siempre hago en mis sesiones, el primer paso es fomentar la confianza y sé que ahora sabes que puedes confiar en mí, pero si tu búsqueda no se para aquí debes saber que confiar es un arma de doble filo. La sinceridad debe existir por ambas partes, así que elije bien porque si lo haces vas a poder disfrutar, con dolor o sin él, de todo lo que te ofrece este mundo BDSM. Miento, lo primero es reconocer el problema, que existe un vacío y que debes encontrar cómo llenarlo. Quiero que despiertes, que así de simple, quiero que te des cuenta y que luego busques a quien te aporte la felicidad incluso encerrado en una jaula. ¡Abre los ojos!

Un último consejo para los cobardes. Como he comentado, todo cambio requiere un esfuerzo además de un riesgo. Si no quieres esforzarte ni correr riesgos, si quieres que las cosas vengan solas y que todo te lo den hecho, si no vas a hacer nada porque temes que yo tenga razón y que algo cambie en ti, deja de leer, sal de mi espacio, deja de entrar en páginas y leer textos que nada pueden aportarte, porque lo tienes todo, ¿verdad?  Olvida que me has encontrado y sigue en tu propio engaño, repitiéndote que estás bien y que no buscas nada, que caíste aquí por pura casualidad, pero solo vas a engañarte a ti mismo, a mí ya no. Sé que mis palabras están dentro de ti, el veneno ya corre por tus venas, y que muchas de las verdades que no querías escuchar y que, por curiosidad has leído, se repetirán en tu cabeza. La mente humana es curiosa pero a la vez orgullosa. El orgullo te puede impedir vivir, es tu elección. Si temes descubrirte te aconsejo no seguir investigando o lo lamentarás, sigue durmiendo, pero no sueñes conmigo. No digas que no te avisé.

Domina Ishtar – www.dominaishtar.com

Sumisión, entrega, iniciación de un sumiso

Os quiero hablar del placer que me produce el hecho de concertar una sesión con un sumiso entregado, no hablo de experiencia, hablo de entrega. Es extraño pero los que quieren iniciarse son más entregados que los que ya tienen un camino hecho en este mundo bdsm. Este tipo de sesiones son las que me causan verdadera satisfacción y me enseñan, me dejan descubrir, me hacen disfrutar de mi condición y me hacen dar cuenta de que nunca se tiene todo aprendido. El día que diga lo sé todo dejaré este mundo y me dedicaré a hacer punto de cruz, seguro que será más emocionante. Es difícil, por no decir imposible, que en la primera sesión se establezca la complicidad necesaria para que se disfrute totalmente de una relación D/s, tanto por mi parte como por parte del sumiso. En ocasiones, bastantes, por suerte, esa conexión empieza con la primera llamada. Al otro lado del teléfono una voz insegura (cuando buscan iniciarse), siempre masculina para variar, intenta conocer detalles de la sesión, lugar, tiempo, prácticas… preguntan y preguntan, pero yo siempre les digo que no sé cómo será esa sesión, que les tengo que tener delante, hablarles, mirarles a los ojos, estudiarles y a partir de ahí puedo saber, no antes. Cuando les tengo delante intento tranquilizarles, decirles que soy persona ante todo y que respeto la entrega y por ende al sumiso. Esa es mi base y esa es la seguridad que ofrezco. Una vez en la sala, una vez establecidos los límites se sienten tranquilos y entonces, oigo mi frase favorita, “haga lo que quiera conmigo Domina Ishtar…” ¡Vaya! No me diréis que no es una satisfacción pero a la vez una gran responsabilidad, lo cual requiere mis mayores esfuerzos. Ellos se entregan totalmente pero yo también debo darlo todo y eso hago. Quiero que amen el bdsm tanto como yo, quiero que puedan salir de esta sala sintiéndose con ganas de más y mejor y que no renuncien a seguir descubriéndose a seguir disfrutando y a sentirse orgullosos de haberme satisfecho, de haberme encontrado como unión entre dos mundos paralelos. Es justo que me desnude, es justo darles las gracias porque ellos son mi debilidad y el mayor de mis placeres… … También obtengo gratísimas experiencias con algunos, pocos, pero algunos, sumisos experimentados, en otra ocasión hablaré de ellos porque sin duda me llenan y por tanto merecen reconocimiento y gratitud por mi parte.

Domina Ishtar – www.dominaishtar.com

Sumisión masculina

Durante todo el tiempo, el suficiente, que llevo ejerciendo como Domina, de forma vocacional, tanto profesionalmente como por puro placer y diversión, he podido constatar que  hay mayor número de hombres que SIENTEN la sumisión, que mujeres, aunque parezca distinto en la realidad. Esta afirmación no debe o no debería hacer que nadie se pusiera las manos en la cabeza a modo de extrañeza, espanto o incredulidad (bueno, sí, quizá los que son incapaces de ver más allá de su propia sombra y piensan que el sentimiento sumiso en un hombre es un problema de inseguridad y no precisamente una virtud o un sentimiento necesario, tan válido como cualquier otro). El problema es éste. Este mundo, todavía machista, retrógrado, conservador y falso, tiende a querer imponer, sí a imponer, aunque de forma maquillada bajo el manto de una sociedad permisiva y moderna y nos ha inculcado que un hombre pierde toda su hombría (aún no comprendo bien el porqué de ese término) si se deja dominar, llevar, mandar, someter, servir, humillar, etc., por una mujer. Aún vivo ese temor en las llamadas que recibo, vivo ese miedo y siento que cuando me hablan tienden a que su voz tiemble y necesite silencio absoluto para poder entender qué quieren decirme. En su mente, además de temor, retumban golpeando su cerebro varias incontestables preguntas, que casi nunca formulan: “¿estaré enfermo, loco?, ¿soy raro?”. Pues quiero contestarlas y decir que, si tener fantasías, si dejarse llevar por lo que uno siente y quiere, si querer encontrar esa parte de uno que le completa, si querer ir a contracorriente, si buscar y obtener la libertad mental y física, si olvidarse de lo que se debe ser y se bebe pensar es ser raro o estar mal de la cabeza, vais a permitirme deciros que entonces…¡SÍ, COMPLETAMENTE!. Pero también digo que para definir una rareza debe compararse con algo que no lo es y mi gran cuestión es, ¿quién y cómo se define lo que es normal? ¿Es normal seguir lo que dicta la sociedad pero no es ni tan siquiera cuestionable seguir un camino propio y descubrirse? Ok y ahora que alguien me cuestione que esa sociedad “normal”, repleta de falsedad, egoísmo, mentiras y engaños no es una verdadera locura… ¿Quién es raro? Seguir por este camino sería interminable pero ahí lo dejo para su reflexión. Sentencio, porque lo he vivido, que completarse, vivir la dualidad humana, es sentirse libre y realizado, siempre que esa búsqueda y ese camino nunca pise al que tengamos al lado, sea quien sea. Este escrito no pretende convencer a nadie, solo hacer reflexionar y dejar claro que cualquier paso que damos, si lo hacemos de forma consciente y siendo consecuentes nos ofrecerá muchas oportunidades y nos ayudará a conocernos y sentirnos plenos. Maravilloso ¿no? Pues aquí lo dejo hoy sin esperar juicios ni opiniones. Yo respeto, quizá no comparta, pero respeto y exijo lo mismo para conmigo siempre y en todo momento.

Domina Ishtar – www.dominaishtar.com